Carles Sastre, Secretari general de la CSC  Foto: Guillem Sans
Carles Sastre, Secretari general de la CSC Foto: Guillem Sans

La revista digital La Rambla va entrevistar el nostre company Carles Sastre, Secretari general de la CSC. Excepcionalment, us n’oferim la reproducció literal de l’article original, redactat en llengua espanyola.

“Las pensiones podrían no quedar garantizadas con la independencia pero con el sistema español no lo están”

Text:Carles Batalla Fotos: Guillem Sans

Carles Sastre es el secretario general de la Intersindical CSC (Confederación Sindical Catalana), que ha iniciado una campaña para conseguir que los comités de empresa y juntas de personal de empresas relevantes de distintos sectores se manifiesten favorables a la celebración de la consulta del 9-N.

 ¿Cómo surgió la idea de hacer esta campaña?
Básicamente obedece a dos cuestiones: en primer lugar, seguir la línea de lo que se había hecho con los ayuntamientos, de hecho el texto enviado es uno consensuado en el ayuntamiento de Sabadell donde no hay ninguna coalición independentista, por eso lo hicimos neutro en el sentido del derecho a decidir, y por otro lado el intento de llevar este debate a nivel de comités de empresa, a nivel de calle. Es un debate abierto pero a nivel de empresa todavía hay reticencias, como si eso no fuera con el ámbito laboral, creemos que la vinculación del proceso con el ámbito laboral y el estado del bienestar es clave.

 ¿De qué manera se está haciendo?
Enviando el texto para que crear debate en las juntas de personales y comités de empresa, hemos ido a empresas grandes, como la UOC, el Sincrotó Alba o Ricoh que es una multinacional, así como la empresa que hace la recogida de basuras en Barcelona, éstas han signado ya directamente nuestra propuesta. Vamos a empresas conocidas a nivel de Catalunya que tengan un cierto peso. La idea es generar contradicción para intentar generar acción en positivo de los sindicatos españoles, el mensaje es que es un tema planteable a nivel de empresa. Alguien del comité de empresa lo plantea, nuestro órgano de difusión son los representantes de CSC, no es puerta fría. Es una iniciativa abierta totalmente, en cada comité de empresa hay gente afiliada al sindicato que sea, tampoco queremos capitalizarlo. A medida que se vayan reuniendo ya irán diciendo o no.

 Es un manifiesto por el primer ‘sí’.
En realidad es para estar a favor de la celebración de la consulta, no hemos pedido voto todavía, porque en los comités de empresa nos encontraríamos con una oposición frontal, obligaríamos a definir una opción política. Nuestra campaña es una defensa estricta de la democracia.

¿El anuncio de Mas de plantear una consulta alternativa cambia o condiciona la campaña?
No modifica demasiado el planteamiento de abrir el debate a nivel de empresa, se podría modificar el texto en función del contexto pero el fondo es el mismo.

¿Os habéis encontrado empresas que os hayan dicho que no querían saber nada del tema?
Un ‘no’ formal no, pero dilaciones tácticas y estamos acostumbrados a ello.

¿Vuestros representantes os han trasladado la primera reacción de los trabajadores? ¿Los trabajadores se ponen a la defensiva?
No, no, por experiencia a nivel de empresa no veo que haya ningún problema, yo no me los he encontrado, se está asumiendo con normalidad, sólo se pide dar apoyo al voto, difícilmente desde un punto de vista democrático se puede negar, el segundo ‘sí’ ya sería otra cosa más compleja. El mundo laboral no deja de ser un reflejo de la gran mayoría de la sociedad catalana, la idea es romper con los tópicos, con el concepto del obrero del siglo XIX, estamos en una sociedad de servicios, eso del chip del currante tenemos que cambiarlo bastante, desde esta ‘modernez’ del nuevo currante, líquido, inestable, precario… eso se asume con absoluta normalidad.

 ¿Cuáles son las dudas y reticencias?
Supongo que vienen no tanto por el derecho a decidir sino que esto pueda llevar implícito un posicionamiento. Es decir, los que estarían forzando más para que se votara son los que quieren votar en un sentido determinado, si a uno el status quo ya le va bien, no hace falta votar. Este es el trasfondo ideológico.

¿Pero no se entiende que en principio quién quiere votar es para el ?
No siempre, pero estadísticamente hay una correlación con el que no le va bien cómo estamos, pero es tácito, está implícito.

¿Hasta qué punto los trabajadores ven o pueden ver esta adhesión al derecho a decidir como algo incompatible con los recortes de CiU?
No lo creo, eso no me lo dicen ni me lo he encontrado, podrías hipotéticamente encontrarlo en ámbitos concretos de administración pública con alguien que se dedicara a poner el dedo en el ojo, en el ámbito de la privada no, porque los recortes son consecuencia de la caída de la economía productiva y la demanda interna. El tema de prestaciones sería distinto, todo el mundo tiene muy claro que siguiendo con el modelo del estado español no tiene mucho futuro, la deriva de derechas y cierre del Estado se palpa en la calle. Otro elemento importante es que quien tiene reticencias no son los trabajadores sino las centrales sindicales dependientes de España, que no se están definiendo en este proceso y están jugando directamente sucio, hacen la Puta y la Ramoneta, que no es patrimonio convergente.

¿Los reticentes tampoco lo ven como algo de la burguesía de CiU?
Eso forma parte del pasado y cada vez tiene menos predicamento, a pie de calle no me lo he encontrado, entre otras cosas porque es el derecho a votar, ya no paso a la segunda parte. Queremos llegar a cuantas más empresas mejor, más que un elemento cuantitativo el objetivo es situar el debate en la empresa.

¿Y con los resultados qué tenéis previsto hacer?
Lo importante es suscitar el debate y después darlo a quien sea para que sea pueda usar como testimonio de que comités de empresa de Catalunya no estarían en contra de un proceso de consulta.

¿Trasladarlo a los partidos quizás?
La idea originaria era llevarlo al Parlament, en función de cómo llevemos la cartera llena por decirlo así se hará de una manera más pública o de otra. Y llegado a cierto punto iremos un paso más allá del derecho democrático ‘strictu sensu’, dependerá de la evolución del escenario político.

¿Cuál es la postura de los demás sindicatos?
La puta y la Ramoneta, literalmente, UGT y CCOO se mantienen en lo que sería la estricta observancia del Pacte Nacional pel Dret a Decidir impulsado por el Parlament y difícilmente harán un paso más allá, tampoco se han adherido al pacto Esquerres pel Sí-Sí, están manteniendo una postura neutra en este sentido. Y hay una cierta ambigüedad porque si perteneces a estructuras estatales, justificar esto a nivel estatal genera tensiones, tienes que mantener un perfil bajo de compromiso que no te suponga problemas o contradicciones en el resto del Estado. ¿Cómo desde un punto de vista democrático se puede no estar de acuerdo con el derecho a decidir? Que me lo digan sindicatos de izquierda e intelectuales, hay problemas más graves que Excalibur y nos estamos haciendo los suecos, algo de perverso se ha instalado ideológicamente en la inteligencia de la izquierda a nivel de Estado, salvo honrosas excepciones, pero tienen un problema. Los sindicatos españoles están usando otro elemento: una campaña de baja indefinición, la aparición de la sigla a nivel individual, la organización no se moja pero salen los líderes cualificados de las mismas a hacer declaraciones.

Entonces, ni os habéis planteado contactar con los sindicatos españoles para abordar la cuestión…
No, los grandes sindicatos no están por la labor.

¿Y la patronal?
No, pequeña y mediana empresa , básicamente por dos cosas: tema crédito, las grandes empresas son capaces de obtener crédito o de capitalizarse como sea, en las pymes el crédito no llega, y todos los cambios legislativos se han hecho en clave de grandes empresas. La sensación es que se está legislando a favor de unos y en contra de otros, hablo del terreno puramente empresarial, tanto en el sector industrial como en el de servicios, lo del comercio ya es sangrante. Las empresas grandes consiguen condiciones muy beneficiosas del crédito y en las pymes continúan teniendo muchos problemas. Hay dos estrategias: seducir o el asedio y han optado por el asedio, que quien lo acaba sufriendo son las pymes.

O sea que a las grandes empresas ya les va bien el status quo y en cambio a las pymes cualquier cambio puede ser una esperanza de mejora…
Correcto, la percepción es esa.

¿Hasta qué punto los escándalos de los sindicatos os han debilitado y pueden perjudicar esta campaña?
Básicamente el problema es que los escándalos afectan a pocos sindicatos pero el descrédito afecta a todos, obviamente los escándalos acaban salpicando a todos, en un primer momento piensas que sólo van a arrastrar a unos pero no, eso hace daño. Y es un arma arrojadiza dentro de la ofensiva neoliberal contra los sindicatos.

En la espiral de amenazas del PP se incluye la de asegurar que las pensiones no quedarían garantizadas en una Catalunya independiente. ¿Eso es así?
Tienen razón, en una Catalunya independiente las pensiones podrían no quedar garantizadas, lo que garantizo es que tal y como vamos, con el sistema español, no están garantizadas. Desde el 2008 nos vamos comiendo sobre un 7 o 8% del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, hay una hucha mal provista y como no cuadramos números tiramos de ella, eso es insostenible. La duda no está en una situación de estabilidad de un Estado propio sino en el proceso de transición, que depende de cómo se negocie todo, si proclamas la independencia no eres independiente el día siguiente. El cuestionamiento de la garantía del sistema de pensiones en Catalunya no lo veo tanto en una perspectiva de medio o largo plazo sino de corto plazo en el sentido de que te pueden poner obstáculos durante el período de transición hacia la independencia.

¿Pero el Estado español no estaría obligado a garantizar una parte de estos trabajadores que durante mucho tiempo han cotizado en España?
El tema es complicado, según la normativa española, el Código Civil, yo mantendría la nacionalidad española tres años, ¿entonces el Estado español privaría de su pensión a un ciudadano español?

Esto provocará que los trabajadores de más edad sean más reticentes a la independencia porque mirarán para sus intereses y querrán conservar lo suyo…
El tema del miedo…es un tema demoscópico, el gran problema no es algunas zonas geográficas concretas sino una franja de edad de gente que no vea muy claro el futuro de su pensión, éste es el núcleo duro, más que no situar la cuestión territorialmente. Catalunya tiene suficiente economía productiva para mantener un sistema de pensiones, otra cosa es cómo se articula o monta, de hecho cómo los activos pagan las pensiones de los pasivos, tenemos suficiente ratio de activos, cosa que el Estado español no tiene, por eso tiene que tirar del fondo. También debatiremos si el fondo de reserva es sólo de ellos, si nos vamos quién paga la deuda del reino de España… entraremos en una negociación compleja. La preocupación por el período transitorio es legítima, el modelo de pensiones del estado español está en fallida, no tiene futuro si continúa igual.

¿Los que estamos cerca de los 40 no tendremos pensión al jubilarnos si continuamos en España?
Es imposible, los números no salen, las tasas de paro continúan siendo bajas y los niveles salariales van a la baja, cada vez trabajan menos para mantener a más, la gente que ha generado un derecho lo ha generado con un salario digno y la gente que se incorpora y que con sus detracciones tiene que financiar eso, tienen unos sueldos de miseria, el drama es que los números no cuadran. Eso ha coincidido con una ofensiva para favorecer entidades bancarias con los fondos de pensiones privados, drenar espacio público para dar liquidad a entes privados, el neoliberalismo del estado español contra los  intereses de la población. Yo creo que esto es el tapado y el núcleo duro del tinglado, me preocupa una franja de edad concreta y los pensionistas y aquí sí que el voto del miedo pesará.

Si un trabajador viniera aquí sin saber nada, ¿qué le diría para convencerle de la campaña y de los beneficios de la independencia en comparación a quedarse como trabajador del Estado español?
Le diría que estamos haciendo un planteamiento democrático, cosa que el Estado no hace, que por su deriva reaccionaria y conservadora rompe el sistema del modelo del 78, y que tenemos la posibilidad de hacer un proceso constituyente del 2014, de nuevo y en serio, la posibilidad de hacer una Catalunya mejor es posible. Si continuamos como ahora, será mucho más complicado, es la ilusión de iniciar un proceso nuevo en el que democráticamente podemos decidir entre todos qué modelo de Catalunya queremos, es una oportunidad de oro.

El Estado y muchos medios hace tiempo que insisten en vendernos la recuperación económica, que indirectamente sería un argumento para mantener Catalunya en España.
Es una recuperación relativa que no ha llegado abajo, no se ve a nivel de ciudadano y existe una situación de recesión en Francia, Italia no está muy bien, nos salvamos gracias a la exportación, la demanda interna cae a plomo, si Francia entra en recesión ralentizará la economía española. Las expectativas reales de crecimiento, con la situación de estancamiento de la Unión Europea difícilmente se aguantarán.

Hace poco el Estado anunció otra rebaja sustancial de la inversión para Catalunya, un 9,4%, nada proporcional a una comunidad que supone el 20% del PIB. Eso podría ser un buen argumento para convencer del “sí” al trabajador, porque si Rajoy para seducir baja la inversión, el trabajador se dará cuenta que es mejor irse.
Y si el sector público tiene que tirar y cada vez está más ahogado… Si gestionamos nuestros recursos nosotros mismos espero que no seamos tan tontos como para ponernos piedras en el camino.

 Luego, se podría decir que en realidad el principal argumento en contra de la independencia es el tema económico porque si Catalunya fuera pobre a nadie le importaría que se independizara…
Sí, somos el 20% del PIB, el 25% de la exportación y aquí tienen un problema. Si tenemos que ser una rémora económica… por eso si Monago dice que somos tan malos, pues perfecto, déjenos ir, pero hay un tema más ideológico, una visión imperial y muy funcionarial de lo que es el Estado, es un problema del siglo XIX, un problema de primera magnitud. Cuando se habla de la situación actual de Catalunya en la crisis, no es tanto por la crisis económica sino que la crisis te acaba diciendo que el modelo español de café para todos es inviable, y si lo que hacen es recentralizar y quitar el financiamiento, existe una disfunción importante que es Catalunya. La crisis ha actuado como espoleta del proceso pero porque el modelo de café para todos se ha terminado y estamos en una fase de recentralización del Estado y por eso se entienden las tendencias del Estatut, el ‘apoyaré’ de Zapatero y el posterior tijeretazo, si hay dinero muy bien, repartimos y sigue la fiesta, pero cuando empieza la crisis en el 2008 o 2009, caen los ingresos, no se recapta, mantener toda la estructura es complicado, la economía nos juega a la contra y eso provoca la ruptura.

¿Habéis notado mayor conciencia de los trabajadores en relación al proceso?
Indiscutiblemente, eso está en la calle, lo ves, ves pegatinas de esteladas en sitios inimaginables.

El Estado y el sistema económico han intentado exprimir al trabajador y anular su espíritu crítico para que no piense en otras cosas más allá de mantener su puesto y relajarse y desconectar con telebasura cuando llegue a casa. Pero quizás ahora en Catalunya los trabajadores se han dado cuenta de la importancia del proceso como vía para activar algún cambio.
El efecto hipnótico de la tele…Es eso pero te lo encuentras a nivel micro, situaciones que hace uno  o dos años se hubiesen aceptado de mala gana, ahora la gente ha pasado la indignación, al rebote, según qué hubiera colado pero ahora ya no.

Carles Sastre a la Seu nacional de la CSC Foto: Guillem Sans
Carles Sastre a la Seu nacional de la CSC Foto: Guillem Sans

Antes la gente callaba y pagaba…
Ahora a la gente le cuesta más callar, hay un cierto cabreo, una etapa superior a la resignación y al shock inicial.

 ¿Pero por la situación económica no deberían estar todos los trabajadores protestando en la calle cada día?
Sí, aquí hay todo un tema de gimnasia, que la articulación sindical funcionara… no es fácil y las situaciones económicas familiares son complicadas.

 ¿Qué le parece la propuesta que un día hizo Junqueras de parar la economía catalana?
No lo sé, yo no la descartaría, eso es como la caja de herramientas y en función de la magnitud de la avería sacas una herramienta u otra, la sacarás o no de la caja será en función de la magnitud de la avería. Y desde el mundo del trabajo hay motivos de sobras para hacer una huelga general de dimensiones… Es una herramienta democrática, el 9-N también es una herramienta, no un fin.

 ¿Apurarán la campaña hasta el 9-N? ¿Cree que se votará?
Sí, porque el debate es interesante, yo creo que sí se votará, pienso que hay partido, que éste no se termina cuando el árbitro silba sino cuando el árbitro redacta el acta.

El TC no tendrá tiempo de resolver asuntos.
Y lo que le vendrá, muy estajanovista el TC no es.

Si Rajoy hubiera trabajado los domingos para combatir el paro con la misma intensidad y rapidez como las que puso para bloquear la consulta, otro gallo cantaría… 
Quizás sí, aunque no tengo demasiado fe. Estamos en una serie mala, con los temas de Bankia, el ébola…

¿Desde el CSC la crisis os pilló por sorpresa o la habíais intuido?
No, yo personalmente pensaba que duraría uno o dos años, no me imaginaba la magnitud de la tragedia.

¿Y ves la luz al final del túnel, a pesar de que no volvamos a estar como antes?
Que no volveremos a cómo estábamos antes lo tiene todo el mundo asumido, y la única salida, no del túnel sino de gestionar las cosas mejores, es tomar una decisión y gestionar nosotros nuestros propios recursos, no veo otra solución. La situación en Europa es complicada y se complicará con Rusia y Ucrania, el modelo industrial centrado en Europa y Estados Unidos se ha terminado, lo ha cogido el sudeste asiático, hay muchos cambios que digerir.

 La duda es si los trabajadores podrán aguantar tanto tiempo en crisis, con unas tasas de paro tan altas, sueldos indignos, familias enteras sin ingresos y gente que ha tirado la toalla y ni está apuntada en el INEM
Sí, estamos acostumbrados, sobreviviré que decía El Dúo Dinámico. Sobreviviremos, el hecho de las movilizaciones para el derecho a decidir está musculando la sociedad, es gimnasia y como mínimo se está viendo que las movilizaciones sirven para alguna cosa, y eso por desgracia nos lo habían quitado determinados agentes sociales a base de concertaciones y acuerdos de espaldas a la población y la propia sociedad está viendo que movilizarse es viable y útil y puede aportar resultados. Todo es susceptible de empeorar pero peor de lo que estamos… Saldremos adelante.

@cscCSC / Federacions9N,acció sindical,Carles Sastre,comitès d'empresa,CSC,delegats/des,economia,entrevista,mobilització  La revista digital La Rambla va entrevistar el nostre company Carles Sastre, Secretari general de la CSC. Excepcionalment, us n'oferim la reproducció literal de l'article original, redactat en llengua espanyola. “Las pensiones podrían no quedar garantizadas con la independencia pero con el sistema español no lo están” Text:Carles Batalla Fotos: Guillem...SOM el sindicat independentista i de classe